Archivo

Posts Tagged ‘alimentación’

¿Por qué motivo la menta modifica la percepción del sabor?

Jue, 23 diciembre, 2010 Los comentarios están cerrados

La frescura de los caramelos o los chicles de menta se hace claramente patente en nuestra boca tan pronto como cogemos una rodaja de naranja que, de hecho, no sabe tan dulce como podíamos esperar. En lugar de eso, nuestros receptores del gusto nos dan el aviso de “amargo”.

No es raro, pues el mentol no sólo nos proporciona una sensación fresca, sino que también tiene un efecto ligeramente anestésico. Cuanto más mentol, más picante será el caramelo y mayor el anestésico hasta que los receptores de sabor quedan fuera de combate y rebajen su función.

Nuestros nervios gustativos pueden diferenciar entre el dulce, amargo, salado, ácido y umami, y están repartidos por toda la lengua, pero ese reparto no es equilibrado. En la parte delantera de la lengua hay más receptores para el dulce y en la trasera, detrás de la garganta, más para las sustancias amargas.

Los caramelos fuertes los chupamos en la parte delantera de la boca ya que, si los desplazamos hacia atrás, deberíamos precarvenos para evitar que esa dura golosina, a causa del reflejo de la deglución, nos entrara de golpe y de una sola pieza en el esófago. También quedan anestesiados los receptores de sabor de la punta de la lengua. Esto lleva a que el sabor dulce de la rodaja de naranja quede filtrado casi por completo. Sin embargo, las sustancias amargas las percibimos en toda su extensión. Por el mismo motivo, las golosinas hechas con sustancias de sabor amargo no sabe a nada después de lavarnos los dientes con crema de menta.

Vía | ¿Cuánto pesa una nube? de Iris Hammelmann

Ted Talk: Jamie Oliver

Mie, 1 diciembre, 2010 7 comentarios

jamie oliverPara el que no conozca a Jamie Oliver, deciros que es un fenomeno de la televisión mundial. Se trata de un inglés que se inició en el mundo de la cocina  a los 16, y se ha ido ganando la fama por la forma de inculcar el gusto y las ganas de cocinar, así como promover la cocina sana.

Ha hecho una gran cantidad de programas de cocina, y se de alguno que le gustaban mucho. Además tiene una serie de fundaciones con las que pretende fomentar una alimentación más equilibrada. En su página web podéis encontrar más información acerca de él, su biografía, programas que ha hecho, recetas y mucho más.

La charla que os traigo hoy la da él, y es parte de un programa que trataba de enseñar a los comedores de los colegios de EE.UU a realizar una comida sana para los niños. Todo esto con el fin de que la tasa de obesidad que en EE.UU es la más alta del mundo como se puede ver en la gráfica siguiente.

tabla tasa de obesidad

Porcentaje de población > 15 años con IMC superior a 30 para los países del OECD entre 199 y 2003

Si más os dejo con el vídeo, que como siempre podéis ver en el idioma que queráis.

Categorías:Uncategorized Etiquetas: ,

¿Por qué se suele toma queso al final de una comida?

Mar, 23 noviembre, 2010 Los comentarios están cerrados

En Alemania existe un dicho que afirma:

El queso cierra el estomago.

Muchos son los hábitos de comida que nos encontramos en cada país, pero resulta curioso que en la mayoría de los sitios se crea que en la bondad de los productos lácteos cuando sirven de cierre a un menú, en Francia es casi obligatorio tomar ese sustancioso bocado después del último plato.

Durante tiempo se creyó que la albúmina podía formar una especie de tope o barrera para impedir que los ácidos gástricos progresen hacia el esófago. Pero eso no es cierto, como nos puede atestiguar los pacientes afectados por la penosa pirosis o acidez de estomago.

El queso en sí es un generador de ácidos y es seguro que no le sienta nada bien a quienes tiene que sufrir que sus jugos gástricos hagan el camino inverso al natural hacia el esófago. A pesar de todo, es cierto que el queso cierra el estómago, y lo hace en el sentido más literal de la palabra.

Mientras se produce la fermentación del alimento, una parte de las grasas que contiene se desintegran en forma de ácidos grasos libres. Al tomar contacto con la mucosa intestinal se genera la secreción de unas sustancia, parecidas a las hormonas, que envían al cerebro una señal para que retrase la digestión. Por decirlo de alguna forma, se cierra el flujo gastrointestinal y la comida queda almacenada en el estómago. Unos receptores, que trabajan en el estómago como indicadores de nivel, generan la sensación de saciedad con que finaliza la comida.

Dato Curioso: Entre otros muchos beneficios, se ha descubierto que el queso puede reducir en un 70% la pérdida de minerales del esmalte dentario y eso, conjuntamente con los útiles productos lácteos que se ocupan del abastecimiento necesario de calcio y fosfato, permite que el esmalte se regenere.

Vía | ¿Cuánto pesa una nube? de Iris Hammelmann

Más información:

Categorías:Salud Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: