Inicio > Ciencia > Grandes Depredadores III: El Cocodrilo

Grandes Depredadores III: El Cocodrilo

Mie, 8 junio, 2011

 

Tercera entrega de la series Grandes Depredadores, hoy os traigo al Cocodrilo, del latín Crocodylidae, son parientes cercanos de los dinosaurios, y en un tiempo vivieron juntos. Los cocodrilos sobrevivieron a la catástrofe que marcó el fin de los dinosaurios. Hoy en día, conservan su forma original casi sin cambio alguno.

El tamaño de un cocodrilo puede ir desde el 1,8 hasta los 8,5 metros del cocodrilo marino (Crocodylus porosus) y puede llegar a los 1200 Kg de peso. A pesar del tamaño que pueden alcanzar, comienza su vida adulta cuando apenas rondan los 30 cm de tamaño.

Se trata de uno de los reptiles más longevos que se conocen. Un ejemplar adulto puede cumplir sin mucho problema los 70 años. De hecho, en un Zoo de Australia existe una hembra cuya edad se estima en los 130 años.

Cocodrilo más grande en cautiverio

El estilo de vida de los cocodrilos es bastante inactivo, en parte por disponer de un metabolismo lento y su gran tamaño. Según el número de presas disponibles son capaces de modificar ese metabolismo, haciéndolo más rápido o mas lento.  Es curioso que los cocodrilos no pueden masticar, pues no tienen dientes cortantes. Los suyos representan forma de cono y sirven para sujetar a las presas. Si muerden un animal que no pueden tragar, lo arrastran hasta el fondo, lo sujetan a un tronco o una piedra y lo despedazan a bocados y girando en el agua. A veces, el cocodrilo espera a que su presa se descomponga y se ablande.

Por otro lado su tamaño no quiere decir que sea animales lentos, ya que pueden llegar a “correr” hasta los 60 Km/h, detalle que no tenido en cuenta puede causar ataques al no establecer distancias de seguridad apropiadas.

Las fosas nasales de un cocodrílido y sus ojos se encuentran en la parte superior de la cabeza, lo que le permite ver y respirar mientras permanece en el agua. Puede respirar parcialmente sumergido, cerrando un pliegue de la garganta que evita que el agua penetre en los pulmones. Bajo el agua, las fosas nasales y los oídos se cierran, y en sus ojos una membrana transparente se mueve en sentido transversal actuando como un tercer párpado.

Como en otras entregas os dejo un vídeo de los cocodrilos en acción.


 

Anuncios
Categorías:Ciencia Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. Mie, 15 junio, 2011 en 10:47 am
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: