Inicio > Ciencia, Naturaleza > ¿Cómo encuentran las aves migratorias sus cuarteles de invierno sin brújula?

¿Cómo encuentran las aves migratorias sus cuarteles de invierno sin brújula?

Sab, 9 abril, 2011

Aproximadamente son 50000 los millones de aves que al año hacen el camino hacia sus lugares de apareamiento y luego regresan a sus cuarteles de invierno. Un viaje fascinante que en algunos caso, las llamadas migraciones de larga distancia, puede llegar a suponer más de 10000 Km. Pero, ¿cómo encuentran el camino?

No sólo es suficiente encontrar un determinado país, lo que sería un logro importante pues no disponen de sistemas de navegación ni material cartográfico, sino que los pájaros migratorios deben aterrizar en un punto más o menos exacto.

Una desviación del curso de un sólo grado en un vuelo de unos 5000 Km les supondría apartarse más de 70 km de su destino. Estos animales disponen de varios medios de ayuda para orientarse; en primer lugar tiene el el sol y las estrellas.

Los experimentos en el planetarium de Bremen, que tuvieron lugar a finales de los años 50 del siglo XX, mostraron que las aves migratorias se servían  de las estrellas y de la posición del sol. No se fijaban en determinadas constelaciones; sólo registraban la dirección de giro del cielo estelar en la noche y la posición del Sol durante el día. De ahí podían deducir la localización del Norte y de Sur. ¿Qué pasa cuando los días están cubiertos?, ¿Cómo consiguen sincronizar su ruta?

Los científicos han carecido de respuesta a estas preguntas durante mucho tiempo. Hoy en día se sabe que el denominado criptocromo funciona como una brújula congénita. El criptocromo (receptores de luz) sirve para estar ajustando constantemente el reloj interno a base de la luz. En el caso de las aves migratorias, también está capacitado para registrar informaciones magnéticas (los animales pueden orientarse por el campo magnético de la Tierra). Además algunas especies, como por ejemplo la cigüeña blanca(ciconia ciconia), utilizan poca energía propia, pues se sirven de las corrientes térmicas generadas por el calo de la Tierra, es decir, se desplazan sobre capas de aire, llegando a conseguir velocidades de hasta 100Km/h y haciendo etapas de 400 km al día.

Mapa de la rutas migratorias

 

Otras especies sólo pueden llegar a su destino gracias a un aleteo ininterrumpido, por lo que antes de realizar este enorme esfuerzo deben alimentarse con grandes reservas de grasa. Un gran reto lo constituyen los mares y los desiertos, en los que son imposibles las paradas.

Mosquitero musical o Fitis

Por ejemplo, el fitis (phylloscopus trochelus) o mosquitero musical, un pájaro que pesa sólo 7 gramos, en su viaje de 2000 km atravesando África y el Sahara, consume la capa de grasa que ha almacenado previamente. En la combustión de esa grasa se genera agua que le protege de la evaporación. Además de grasa, ese pequeño deportista de élite llega a quemar incluso alguna parte de sus órganos, como puede ser un fragmento de intestino.

Vía | ¿Cuanto pesa una nube? de Iris Hammelmann

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: