Inicio > Cine > “District 9” (2009)

“District 9” (2009)

Vie, 31 diciembre, 2010

La última película del año que os traigo no es sobre la navidad o sobre el fin del año, muy socorrido en el mundo del cine como el fin del mundo (aunque me he quedado con ganas de hablaros de “El Día de la Bestia”, de Alex de la Iglesia); en esta ocasión toca el género de ciencia ficción. Posiblemente sea éste uno de los géneros más explorados en el cine, así como, seguramente, el género que más adeptos e incondicionales posea, gracias a la facilidad que tiene la ciencia ficción para realizar secuelas, precuelas, series, historias paralelas, etc. Trilogías como “Terminator” o “El Señor de los Anillos”, autenticas series como “Star Trek”, “Alien” o “Star Wars”, o películas de culto como “2001: Una odisea del Espacio” o “E.T.: El extraterrestre” son un pequeño ejemplo de la larga lista que existe en este género. Aunque repasando estos ejemplos podamos pensar que el espacio y los extraterrestres sean el tema principal de la ciencia ficción, esto no es así. Bien es verdad que es un tema  exprimido hasta la saciedad, pero ni mucho menos el único en el género: los robots, viajes en el tiempo, experimentos científicos, guerras nucleares, Apocalipsis y un largo etcétera son el sustento de la ciencia ficción, solamente limitado por nuestra propia imaginación.

Una gran dosis de todos estos temas tenemos en Distrito 9. Tenemos extraterrestres que llegan a la tierra, robots, algunos experimentos científicos y sobretodo conflicto “bélico” entre nosotros (por nosotros me refiero a los humanos) y ellos. En un primer vistazo la cinta nos relata la historia que surge tras la llegada de una nave espacial. Después de averiarse, pararse o dios sabe que (realmente no es tan importante), la raza humana se ve “obligada” a investigarla, descubriendo que en su interior continúan con vida un gran número de extraterrestres muy parecidos a nuestros insectos, en la películas denominados bichos (en español, porque en inglés son gambas). Estos bichos poseen una forma de organización que se asemeja a la estructura social tipo panal de abeja, por lo que la clase más inferior (prácticamente la totalidad de los que han sobrevivido) carece de iniciativa, inteligencia o lo que nosotros llamamos educación. Dado esto, se decide recluirlos en una zona para que sigan viviendo pero no nos molesten mucho. Hasta aquí los primeros seis minutos de película que sirven para ubicarnos en esta nueva realidad que plantea el guionista y director Neill Blomkamp.

La trama en sí de la película gira entorno al desalojo de los bichos del distrito 9 a otra zona en donde molesten menos a las personas y la convivencia sea mejor, es decir, lo más nula posible. En este proceso el director de la operación Wikus Van De Merwe (Sharlto Copley) sufre un accidente que causará un cambio en su vida y en el orden establecido. Los que sigan un poco esta sección sabrán ya, que no soy muy dado a revelar contenido o parte esencial de la trama de la película, por lo que solamente comentaré que el bueno de Wikus será obligado a convivir con los bichos, así como aprender a luchar por su supervivencia.

El primer vistazo nos da la radiografía de una película cualquiera de cualquier año hecha en Hollywood, pero la película posee mucho más. Detalles como que la nave se pare sobre el cielo de Johannesburgo, Sudáfrica, y no sobre Los Ángeles o Washington nos dan una idea de lo poco convencional que quiere ser (aunque al final caiga en tópicos o recursos típicos del cine comercial, algo totalmente entendible si lo que quieres es vender un guión y no tenerlo en el cajón de casa). La cinta intenta exponer los problemas del Apartheid envueltos en un conflicto con un colectivo que permita que no sintamos un rechazo prematuro de la película. Además permite exprimirnos un poco el coco intentando entender o asimilar otra “forma de vivir”, otras prioridades. La película incluso, se apoya en una filmación de tipo documental (no os asustéis que es más la apariencia que otra cosa), para remarcar o aproximarse al cine protesta (algo que, en verdad, no llega a consiguir por la trama, por los acontecimientos y por la batalla final).

Distrito 9, como cualquier película de ciencia ficción, nos obliga ha que partamos de unos axiomas o demos por validas cuestiones un tanto “sospechosas”, de todas formas, esta es una cinta que no abusa de esta prebenda, y no es difícil aceptar aquello que propone si antes razonamos un poquito con la mente abierta y crítica. Tan solo el hecho de que los humanos consigan entender el lenguaje de los bichos y que sobretodo los bichos entiendan nuestro lenguaje (porque no son muy “inteligentes”) cuando a mí me cuesta horrores aprender inglés, es algo que me escama.

En definitiva, recomiendo esta película, no solo por lo novedoso del tema bichos que viven en la tierra, sino por el aire documental, los efectos especiales (que aunque no demasiado ostentosos, bien realizados), la facilidad del ser humano para excluir al diferente y porque habiendo gastado aproximadamente 30 millones de dólares, lleva recaudados 204 millones. No creo que tanta gente se haya equivocado. Aquí el trailer, pero como ya sabéis, mejor ver la película directamente. Os recomiendo verla con subtítulos forzados, que no incrustados, ya que cuando hablan los bichos no se les entiende ni papa.

Dada la fecha de publicación de esta entrada, os deseo a todos un feliz cambio de año, cuidado con las uvas y los cubatas de después, y que este año 2011 supere con creces al 2010. Suerte con la crisis.

Anuncios
  1. Vie, 31 diciembre, 2010 en 5:40 pm

    Yo la he visto ya hace un tiempo, y me gusto bastante. Tiene pinta de superproducción pero filmada de otra manera. yo tb la recomiendo.

  2. Alf
    Mie, 5 enero, 2011 en 2:50 am

    Yo tambien la vi, cuando salio o por ahi y la verdad es que es una maravilla. La verdad es que el estilo de documental de la pelicula, la ambientacion y la forma de tratar el tema de los guettos desde otro punto de vista, estan muy logrados.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: