Inicio > Historia > El origen de Papa Noel.

El origen de Papa Noel.

Sab, 25 diciembre, 2010

Hoy con ilusión, los más pequeños se habrán levantado a abrir los regalos que Papá Noel les habrá dejado sobre sus camas, en los calcetines de la chimenea o debajo del arbolito de Navidad. Pero son significativas las trasformaciones que este personaje, que se identifica con la cultura americana, ha sufrido hasta llegar a nuestros días tal y como se le conoce.

Papa Noel Santa Claus

Ilustración de 1881 por Thomas Nast.

La primera pista nos lleva a la actual Turquía, donde nació y vivió entre los siglos III y IV un tal Nicolás (el cual llegó a ser obispo), que quedó huérfano muy joven y heredó una gran fortuna. Su buena posición le permitió remediar muchas necesidades ajenas, convirtiéndose en un santo, especialmente para los niños, pero también para los necesitados de un golpe de fortuna. El aura de San Nicolás se extendió por toda Europa y la devoción por este santo creció de forma increíble. Pero la cosa no quedó ahí, sino que este santo terminó relacionándose con los mercadillos de Navidad. De modo que la figura de San Nicolás se transformó dando lugar al actual Papá Noel, un amable ancianito de barba blanca y simpática risa.

En sus orígenes, Sinterklaas (así se le llamó) vestía con capa y mitra rojas e iba acompañado de un caballo blanco. Por la noche, mientras los niños dormían, Sinterklaas, acompañado de sus pajes, descendía por las chimeneas y dejaba regalos en los zapatos de los niños.  Fueron los colonos holandeses los que en el siglo XVII exportaron la figura de este personaje a Nueva York. Allí, el santo sufrió una trasformación de identidad. De Sinterklaas pasó a llamarse Santa Claus y la mitra y capa rojas fueron sustituidas por unos pantalones bombachos y un gorro de nieve rojiblancos. Así, el personaje se convirtió en un vejete simpático y gordinflón. De esta trasformación tuvo la culpa Coca-cola, que pidió a Habdon

Papá Noel Santa Claus

El viejo Papá Noel, ilustración de un libro estadounidense del año 1855.

Sundblom, un ilustrador, que remodelara a Santa Claus para un spot publicitario. Más tarde, entre 1860 y 1880, el dibujante Thomas Nast cambió el caballo por el trineo tirado por los renos voladores que todos conocemos en la actualidad. Han habido muchas más transformaciones. De esta forma, y con las numerosas alteraciones que ha sufrido, Santa Claus, Sinterklaas o Papá Noel se ha convertido en un mito universal que recorre cada Nochebuena los millones de hogares de los cinco continentes. A la imaginación de todas estas personas y pueblos, debemos nuestro actual repartidor de regalos. Todos sabemos que vive en el Polo Norte, con muchos duendes que lo ayudan a fabricar todos los regalos que le piden los niños del mundo, y que reparte los regalos en un trineo volador tirado por siete renos, que se llaman Bailarín, Saltador, Zalamero, Bromista, Alegre y Veloz, todos ellos liderados por Reno, el de nariz roja.

Vía | Magazine, 30 diciembre 2005.

Desde Bullicious os deseamos a todos una feliz navidad.


Anuncios
Categorías:Historia Etiquetas:
A %d blogueros les gusta esto: