Inicio > Ciencia, Curiosidades > ¿por que todos los chinos nos parecen iguales?

¿por que todos los chinos nos parecen iguales?

Sab, 13 noviembre, 2010

Todos hemos dicho alguna vez: “todos los chinos son iguales”. Pero realmente se parecen tanto, o se trata solo de una sensación. Sobre esta cuestión se han realizado numerosos estudios.

Se podría decir que el gran problema radica en que los occidentales están poco “habituados o entrenados” para diferenciar a los orientales.

Pero existen más razones. Se sabe que el ser humano cuando ve el rostro de una persona su mirada se centra primero en los ojos y después en la boca. Sin embargo, científicos de la Univeridad de Glasgow dirigidos por el profesor de psicología Roberto Caldara demostraron que este concepto que se pensaba que era universal, no lo es,ya que los asiáticos centran su mirada directamente en la nariz.

Los europeos son muy individualistas y los asiáticos son muy colectivistas; ellos toman las decisiones en grupo y no le dan tanta importancia al individuo.Esto influye en su modo de percibir el mundo, de forma que miran a la nariz porque para ellos es de mala educación mirar a los ojos y porque es el mejor punto para obtener una representación global del rostro.Al estar en el centro de la cara, se puede ver todo al mismo tiempo.Sin embargo, nosotros los occidentales miramos por partes: primero un ojo, después otro y por último la boca.

Roberto Caldara

 

Estas y otras demostraciones ha dado lugar a lo que se conoce como el “efecto de otras razas” (ORE, según las siglas en inglés,other race effect). Este efecto es un fenómeno demostrado empíricamente en numerosas investigaciones y aceptado por especialistas.Pero este efecto no es el único causante del problema de distinción. También existen otras razones como, por ejemplo, la falta de convivencia con dichas razas. Al no estar habituados a tener que reconocer rostros asiáticos a nuestro cerebro le cuesta más diferenciarlos. Ya que no estamos acostumbrados a mirar diferencias entre asiáticos para reconocerlos.

Pero ¡ojo!. Ya que si nos paramos a pensar un poco, esto no nos pasa solo a nosotros, los occidentales. A todas las razas les pasa lo mismo cuando ven a otro individuo de raza distinta a la suya. En otro estudio, del cual también es autor el profesor de psicología Roberto Caldara, publicado en las “Actas de la Academia Nacional de Ciencias” (Proceedings of the National Academy of Sciences) los investigadores supervisaron la actividad cerebral de 24 sujetos (12 occidentales y 12 asiaticos), mientras que les mostraban imágenes de dos caras y se les preguntó si eran la misma persona. Las dos imágenes fueron siempre de las personas de la misma raza, pero sólo a veces la misma raza que el sujeto.

En el cerebro de cada sujeto, los científicos observaron un pico eléctrico específica que se sabe que esta relacionado con el reconocimiento facial, conocido como el N170. En general, cuando un determinado estímulo, como una cara que se muestra dos veces, la actividad de los nervios implicados en la respuesta disminuye la segunda vez, este efecto se conoce como la supresión de la repetición. Si la persona reconoce las dos imágenes como diferentes personas, hay dos picos de tamaño similar, pero si pensaban que las dos imágenes eran de la misma persona, había un pico normal y segundo pico más débil. Como os podéis imaginar, cuando al sujeto le mostraban dos rostros distintos de una raza que no fuera la suya el segundo pico se volvía más débil.

Por todo ello tendemos a igualarlos a todos y de esta forma nos parecen iguales.Es un proceso que en psicología se llama de estereotipia.

En resumen, ni los asiáticos se parecen, ni los occidentales, ni los africanos,… simplemente nos cuesta más distinguir a individuos de otras razas.

[VÍA DISCOVERMAGAZINE]

Foto – Razas

 

Anuncios
Categorías:Ciencia, Curiosidades Etiquetas:
A %d blogueros les gusta esto: